Lactancia materna y alcohol:
¿Una cerveza para producir más leche? No, gracias.

El consumo de alcohol en España es elevado. Son numerosas las personas que aún creen que una copita de vino o cerveza al día son saludables, no existe ninguna evidencia científica seria que lo demuestre, de hecho, la evidencia científica actual nos dice que no existe un nivel seguro y que, incluso en pequeñas dosis, es perjudicial para la salud. La recomendación es evitar su consumo, cuanto menos alcohol mejor. ¿Cuál es la recomendación para el embarazo y la lactancia?

Muchas madres tienen bastante claro que la recomendación es abstinencia completa durante la gestación. Pero ¿y durante la lactancia? En la sociedad actual el consumo de alcohol está presente en la mayoría de celebraciones, por eso no es un tema fácil de abordar y en general las madres encuentran información contradictoria al respecto.

Mi recomendación es tener claro que el consumo habitual de alcohol durante la lactancia perjudica el desarrollo psicomotor del bebé, provoca escaso aumento de peso y sedación. Además, es importante saber que si se ha consumido alcohol, el colecho está totalmente desaconsejado.

La web de e-lactancia señala el alcohol como de riesgo nivel 2. Es decir, de riesgo alto. Lo que debes hacer es no beber o beber con moderación (este es un buen consejo aún fuera del período de lactancia)

La postura de la Asociación Española de Pediatría es la siguiente: Es muy importante no beber alcohol al menos durante los primeros 3 meses. Después de los primeros meses cantidades pequeñas y esporádicas son tolerables (una caña de cerveza o un vasito de vino una o 2 veces a la semana) procurando alejarlas de las tomas. No se deben tomar bebidas de alta graduación, como ginebra, licores o whisky.

¿Cuánto tiempo se debe esperar para amamantar si he consumido alcohol?

Es difícil de generalizar ya que dependerá del peso de la madre y de la cantidad ingerida.

Una recomendación prudente es evitar dar pecho hasta después de dos horas y media por cada 10 -12 g de alcohol consumidos: un tercio (330 ml), de cerveza 4,5%, un vaso de 120 ml de vino 12%.

Tiempos orientativos a esperar para mujeres de unos 60 kg de peso: un vaso de vino: 2,5 horas, dos tercios de cerveza: 5 horas. Pero, aunque respetemos los tiempos y sea seguro para el bebé el problema de esperar va en contra de las recomendaciones de realizar una lactancia a demanda y podría interferir, sobre todo al inicio, en la instauración de la lactancia materna.

¿Es cierto que la cerveza aumenta la producción de leche?

Este es un mito popular que afirman muchas abuelas, no tiene ninguna base científica y los estudios demuestran todo lo contrario, el alcohol puede disminuir la producción de leche ya que inhibe la prolactina y la oxitocina (hormonas responsables de la producción y eyección de la leche). Además, aunque el nivel de alcohol en la leche es muy bajo, el olor y sabor de la leche cambia, alcanzando el máximo entre los 30 y 60 minutos después de haber consumido la madre alguna bebida alcohólica, lo que puede motivar que el lactante rechace esta leche.

Muchas se preguntarán por la cerveza 0,0 o SIN, si te preocupa realmente lo de no tomar alcohol en el embarazo o la lactancia te comento que las cervezas del tipo “0,0” son las que menos alcohol aportan (según la legislación no pueden aportar más de 0,09%) y que las denominadas SIN deben tener menos del 1% en volumen, es decir, pueden llegar a tener un 0,9%, ante la duda consulta las etiquetas.
Y recuerda, no existe ningún alimento que aumente la producción de leche. Lo único eficaz y demostrado es la succión del bebé.

En resumen
El uso ocasional de alcohol es improbable que cause problemas a corto o a largo plazo en un bebé amamantado, aunque mi consejo es actuar por principio de precaución y evitar su consumo al máximo ya que no existe una dosis segura.
Si decides beber que siempre sea pasados los 3 meses del niño, que sea de forma moderada, ocasional y siempre alejadas de las tomas.
La lactancia materna no es complicada, que nada te haga persuadir de ello. Los beneficios de la lactancia materna son infinitamente superiores al riesgo de un consumo puntual y moderado de una bebida alcohólica.

Camila Rolón Carbonaro

Dietista Nutricionista

Camila, es Dietista-Nutricionista en varios centros. Cuenta con una amplia experiencia en este campo de la salud. En los últimos años muy especializada en embarazo, lactancia, alimentación infantil.

Es Fundadora de Plata Nutrición, y Dietista en Clínica CINUSA.

¿En qué te puede ayudar? 

  • BLW
  • Alimentación complementaria, mixta. Alimentación infantil y saludable para toda la familia.
  • Lactancia y destete.
  • Planificación de menús con alergias, intolerancias o patologías del bebe.
  • Alimentación durante la lactancia para la madre.
  • Control de peso postparto en la madre.